miércoles, 12 de septiembre de 2012

FOLCLOR

FOLCLOR LITERARIO CUNDIBOYACENSE

Ejemplo de coplas Cundiboyacenses:

Voy de Tenza a Chinavita
Y de allí a Chiquinquirá
Por San Lázaro pasando
Y golviendo a Tutazá
Si he de morir en Cucaita
En Toca u en Chiquinquirá
Un importa que viva en Suaita
En Suta o en Saboyá.


Fragmento del poema “Soy José Resurrección” del Indio Romulo

Soy José Resurrección y mi apelativo es Ramos
Y toy pa servierle a mis amos con toda satisjación
Yo no supe onde nací pas que jué en sutapelao
Y endespués que tuve criao me trujeron pa’ Monguí
Mi aguelo era Luís Mojoi, creigo que era de Sora y
Mi mamita señora creigo que era de Sopó.
Murieron en Usaquén en el año de la virguela ah
Humanidá de mi aguela y de mi aguelito también.
Gueno, mi mamita endespués un día que vido a
Mi taita que taba tocando gaita, gueno le
Convendría tal vez, no.. mi taita le dijo... adiós... y ella se
Riyó con gusto, y como si juera su gusto,
Pos se casaron ambos dos.

Uuuy la jamilia les rindió, vea, pos tuvieron al
Contao, a yo, al mano Tanislao, y la Jesús que se murió,
Más después mano Salvador, más después mana
Blasina, mas después la Serajina y el sute que jué el menor......



FOLCLOR COREOGRAFICO
TRAJES TIPICOS

Es el atuendo característico de los pobladores de cada una de las regiones.
Aunque el traje o atuendo para los danzarines de algunas tonadas es simplemente el de los campesinos de dicha región, a veces utilizan prendas típicas como el sombrero de jipa, el pañuelo rabo e`gallo, la ruana de lana o la montera de lana para los climas fríos y la mulera de hilo para los climas cálidos; blusa de manga larga y bordada o corta al codo, alpargatas blancas con galones negros o cabeza adornada con flores, según el clima para la mujer.

A veces se llevan prendas adicionales como el carriel antioqueño y el machete para el hombre o cestilla de flores para la mujer. Es razonable un traje campesino condicionado por el clima y el tipo de trabajo que se realiza en una región determinada.

El origen del traje típico del hombre andino se remonta a la época inicial de la transculturación hispano-indígena. El español encontró en las tierras andinas un habitante que acostumbraba un vestido adaptado al clima, y con características que reflejaban la posición social y diferenciación de sexo. Los vestidos españoles y chibchas de los siglos del coloniaje con las influencias de las modas francesas, introducidas en el siglo XVIII y otras modas de Europa en el siglo XIX fueron conformando el traje del hombre andino el cual se popularizó y recibió adaptaciones de acuerdo con el núcleo, por ello encontramos caracteres propios en los trajes del antioqueño, del santandereano, etc. El traje típico del cundí boyacense presenta algunos rasgos del hombre de la altiplanicie.




Los campesinos visten: pantalón de dril, camisa de tela de algodón, alpargates, sombrero de tapia pisada y ruana de lana; en algunos casos, la montera de lana, y hace alguna época el vestido completo de paño.


La mujer cundí boyacense de los campos viste una falda de tela de algodón, con amplios vuelos y adornada en la parte inferior con dibujos y aplicaciones de variados colores; blusa de algodón con bordados, delantal en colores fuertes, pañolón o mantilla, sombrero de caña o tapia pisada; alpargates blancos, atados con galón negro.


DANZAS Y JUEGOS COREOGRAFICOS

Las danzas de la región andina de Colombia están muy influenciadas por las características físicas de la geografía y por las condiciones en que el hombre tiene que desempeñar sus actividades cotidianas. La vida desde luego, el trabajo, tiene como escenario laderas que son prolongaciones de cordilleras muy quebradas, valles pequeños entre los macizos montañosos, cauces de ríos de corrientes accidentadas, bosques tupidos, siembras de parcela, zonas para la explotación de metales, etc. Que le imponen al ser humano un comportamiento determinado, una manera de ser, de moverse y de utilizar su cuerpo. Los bailes no pueden escapar a estas condiciones.

Escobillao: Batir el suelo con los pies con movimiento rápido y repetido.
Rasga-tierra: Hendir la punta del pie en el suelo, como quien camina. (3/4)
Punta de pie: Lanzar la punta del pie hacia delante flexionándola hacia arriba o hacia abajo lentamente.
Estos y otros pasos nos demuestran que en la parte dancística se reproducen actividades de laboreo, en las que se raspa la tierra.
A esto se añade, cierta rigidez en las caderas, predominio de las actividades que exigen flexión del torso en los hombros, escasa movilidad de la cabeza.
Igualmente, la participación por parejas o en grupos no muy numerosos, marca así mismo las limitaciones que el espacio geográfico señala. La influencia española se hace evidente en el juego de los brazos.

Giros: Vuelta del cuerpo en un solo punto.
Ochos: Desplazamiento de superficie en forma de ocho.
Codos: Acercamiento o toque de codo con codo, en distintas posiciones.
Molinetes: Vueltas en un sitio, a manera de rodeo.
Ruedas, círculos o rondas: Disposición en círculos de los individuos, parejas o pequeños grupos, tomándose de las manos, haciendo pasamano o marchando estila trenza.

Careos: Posición de los rostros frente a frente, simulando un beso.
Puentes: Paso de un bailarín o una pareja y aún un grupo por debajo del puente que hacen los otros de a dos, con la mano, empleando un pañuelo, un lazo, pañolón o vara.
Saludos: Venias protocolares y profundas, hechas a veces con sombrero en la mano.























La temática de las danzas andinas parte de motivación en su mayoría originadas en la interpretación de la vida cotidiana, en la historia y en las costumbres, casi siempre con sentido profano, pero en ellas desempeñan un papel relevante las pantomimas imitativas de animales (aves, simios, etc.), las teatralizaciones representativas del laboreo y los juegos coreográficos, empleando siempre los ritmos tradicionales.

Juego coreográfico es cuando se toma la música y el paso básico de una danza ya conocida y se le crean figuras y movimientos adecuados, sin salirse de los parámetros de la misma. También algunos coreografos toman elementos tradicionales de una danza folclórica y crean a partir de estos juegos coreográficos con temáticas diferentes, pero igualmente acordes con una región.

EL BAMBUCO
Es el principal ritmo de la región andina: Es como expresión sentimental, un "idilio campesino" que señala los tímidos balbuceos del amor en los pasos de una danza ingenua.

El hombre persigue delicadamente; la mujer consiente con timidez. Los pasos de danza en el bambuco varían según el núcleo andino. El maestro Jacinto Jaramillo organizó los ocho pasos respectivos del bambuco de la siguiente forma: invitación, ochos, codos, cruces y beso, perseguida y huida, el pañuelo, la arrodillada y el abrazo.

EL TORBELLINO







Es una de las danzas y cantos folclóricos más representativos de Boyacá, Cundinamarca y Santander; la tonada compañera de los promeseros en las romerías boyacenses, en los bailes de casorios en las fiestas patronales y demás ambiente festivo de los pueblos y veredas del altiplano.

Variantes del torbellino: El tres, la copa, el torbellino versiao
Se acostumbra bailar de dos formas; en una comienzan dos hombres y una mujer al mismo tiempo entretejiendo ochos, coqueteando la mujer sucesivamente con uno y con otro para salir finalmente los tres juntos.

En la otra forma, la danza comienza con una pareja; aparece un segundo hombre que se entrecruza tratando de conquistar a la mujer hasta que la música termina o bien l mujer escoge a uno de los dos para al final saliendo juntos.
El tres también se puede bailar por dos mujeres y un hombre.

El pasillo

La primera vez que se oye un pasillo en nuestro territorio es en la época colonial, comenzando el siglo XIX. La clase privilegiada lo adoptó como un baile digno de su estrato social para no darle cabida en sus salones los aires y danzas de tipo eminentemente popular como lo eran el torbellino, el bambuco, la guabina, el bunde, a los cuales se les clasificaba de "plebeyos".
Ese pasillo adoptado no era más que el Vals que nos vino de Austria, pasando por España y sufriendo pequeñas variaciones. Nuestro Pasillo recibió influencia, del bambuco.

El nombre de "pasillo" viene de "paso" para hacer alusión a los pasos menudos. En términos generales el Pasillo es un baile de pareja abrazada, que gira continuamente como lo es el Vals acelerado. Las parejas no se sueltan y ello es lo que hace que su movimiento sea circular.

Su coreografía: De las coreografías clásicas de los valses, se formó una figura que quizá es la más marcada en el pasillo y es el valseo, en donde ambos de frente, y el hombre tomando la dama por la cintura marca los compases a lado y lado, o a veces atrás y adelante. También del vals retomó el balanceo que consiste en un giro constante y equilibrado entre hombre y mujer alrededor de todo el escenario o en algunas ocasiones realizándolo la pareja sobre su propio eje.
Poco a poco la costumbre de acelerar el vals para imprimirle mayor alegría y libertad a las fiestas, fue liberando este ritmo de las influencias europeas; en este cambio de ritmo comenzó el verdadero nacimiento del pasillo como aire y danza autónoma siempre basado en el compás de ¾. De la mazurca tomó los clásicos espejos, posición de brazos entrelazados. De la danza tomó las filas y los callejones.

LA MUSICA GUASCA


Es muy alegre y constituye el más moderno repertorio del folclor andino. Data de muchas décadas atrás y se nutre de aires costeños y antillanos como el Merengue, el Porro, el Paseo, la Parranda, la Rumba, el Son, etc. La esencia de la música guasca radica en el sabor que le impregnan las voces, la melodía y el golpe rítmico, a más de los instrumentos que aparte de la guacharaca y la dulzaina, que son muy populares en la costa, se incorpora con los que sirven para ejecutar la del interior como la guitarra, el tiple, el requinto y la bandola. A esa música los costeños la llaman "música cachaca".

Antes de la aparición de Jorge Velosa y "Los Carrangueros de Raquira", verdaderos impulsadores de estos ritmos, ya lo habían hecho otros como Rómulo Caicedo en el Valle, y otros.



Los Carrangueros popularizan los términos "Guasca" y "Carranguera" como calificativos de dicha música, pero antes se le conocía como el de "música montañera", "música raspa". El término "música de carrilera" con el cual también se ha querido señalar a estas canciones, sólo puede adjudicarse a los cantos de origen mexicano como corridos y rancheras.
La música guasca con ritmo de rumba, merengue, paseo, porro, parranda y son, relata las historias y anécdotas de celadores, conductores de buses y tracto mulas, muchachas de servicio, cacharreros de San Victorino y ferias de pueblo. Es la música de los buses y busetas, de las cantinas y tabernas, de cerveza y aguardiente, de la cancha de tejo y la gallera.

DANZAS PAISAS

PASILLO
A principios del siglo XIX, el vals europeo trascendió los salones aristocráticos, convirtiéndose en el baile de moda.
La palabra pasillo es un vocablo originado de la deformación de la palabra española paseillo, con la cual se denominaba aquellos aires populares. Durante la época de la Colonia, los chapetones y criollos acaudalados buscaron la forma de idearse un tipo de danza más acorde con el ambiente cortesano. Se trataba de fijar una barrera de atuendos y atributos de danza que limitara el acceso popular, ya que el torbellino, el bambuco y la guabina tenían carácter de plebeyo.

Baile de “pareja agarrada” descendiente del vals; comenzó a desarrollarse en los grandes salones y palacios de las principales ciudades.


PASILLO FIESTERO



aracterístico de las fiestas populares, bailes de casorios, bailes de garrote como también el más ejecutado por las bandas de música en las fiestas de pueblo, juegos pirotécnicos a la vez que era el plato fuerte en las retretas pueblerinas y corridas de toros en el año 1870. Dentro de la coreografía se destacan los giros rápidos, baile agarrado, vueltas a dos manos. Esta danza es de carácter competitivo, de habilidad, destreza, tanto de la mujer como del hombre. El vestuario se conoce como el de la tradicional Chapolera; el traje característico para el hombre lleva pantalón, ruana o poncho, camisa de manga larga y pechera, sombrero de paja, pañuelo raboegallo, cubierta al cinto.
Existen diferentes modalidades, del Pasillo como: toriao, boliao, arriao, ventiao, arrebatao, a lo desconfiao, zarandiao, a lo acostao y marcao.


Coreografía:
El pasillo fiestero tomó algunos elementos y desechó otros de su antecesor, el pasillo de salón.
En esta variante se conserva aún su constante giro circular, su valseo, la posición original de agarrado de pareja, pero incorporó otros matices criollos, como es el movimiento resaltante de los hombros y la cabeza, algunas posturas de agarrada, como tomarse de los brazos, para realizar un constante zarandeo.
El hombre le impone una gran fuerza a sus movimientos en tanto que la dama muestra una total dependencia a la emotividad que le imprime el parejo.



SHOTTIS
Es de origen europeo; lo impusieron como moda en el núcleo Paisa especialmente en el Valle de Aburra, pero nacido en Girardota.
Al igual que todas las danzas traídas por los europeos, fueron copiadas mirando por las rendijas (los esclavos).

JUEGO COREOGRÁFICO DE LOS MACHETEROS.
Sufre como toda aculturación un proceso de cambio y adaptación al medio, a los elementos propios y a la idiosincrasia.
Así, el machete que sirvió para desmontar, abrir brechas, atacar y defender, se convierte en entretenimiento de las veladas campesinas y luego en las ferias de pueblos, en un atractivo mas de atracción para el solaz de los parroquianos que sabían apreciar perfectamente, cualesquiera de las treinta y dos paradas que se marcaban según la destreza de los esgrimistas o jugadores.

En el Quindío existió la “esgrima con machete” denominada también “juego de peinilla”. Aunque las expresiones machete y peinilla suelen utilizarse como intercambiantes, podemos anotar que el vocablo machete (siglo XV) es más antiguo y de mayor difusión que peinilla (siglo XIX), regionalismo peculiar de Colombia.
Debido a la violencia desenfrenado en la Guerra de los Mil Días en la cual la peinilla o machete era casi un símbolo se retoma para hacerle parte en la tradición pero no como instrumento de defensa sino como instrumento para demostrar su destreza.
“Reto característico de todo el núcleo Paisa, pero especialmente en la zona de Quindío”.

VUELTAS
En Antioquia y el Viejo Caldas, presenta dos variantes principales: la danza coplada, es decir, con interludios musicales para dar paso al recitado de coplas, y la no coplada, que tiene un desarrollo continuo.
En la primera danzan coqueteándose entre si, por medio de miradas y guiños de ojos, para luego parar los instrumentos, sale el primer candidato y dice una copla a su elegida con versos de este estilo:
Tus ojitos me enamoran
Como flor de primavera
Cuanto diera por cerrarlos
Con besos, la vida entera
La mujer, fingiendo desprecio, le contesta en tono satírico:
Yo no quiero que me besen
Con boca de perro flaco,
Mejor me meto de monja
Donde pueda vestir santos.

Vuelve la música, se suspende en lapsos hasta que hayan pasado todas las parejas, luego se desarrollan propiamente las vueltas; las parejas se desplazan en sentido circular en repetidas ocasiones, hacen giro, pasamanos, revuelos hasta terminar.

Las vueltas no copladas, ofrecen una versión en el Viejo Caldas (Riosucio) y otra en Antioquia (Girardota), con distinto desarrollo que hace honor el nombre del baile, por que la pareja o las parejas, recorren la sala haciendo gastos y figuras bajo el signo común de la vuelta (desenvolvimiento circular, giro, revuelo, etc,.) y la segunda, de planimetría menos abierta, se hace por parejas agarradas, en actitud similar a la del pasillo “montañero”, flexionan los cuerpos lateralmente para hacer “alas arriba”, “alas abajo”, casi batiendo los brazos, usando paso “saltado” y en el clímax del baile, caracoleando en vueltas sucesivas, de mucha animación, en tanto que dicen versos, gritan y lanzan exclamaciones picantes.
Su temática es amorosa, durante toda la coreografía el hombre busca a la mujer.
No existe una coreografía definida, es de improvisación, las parejas hacen figuras individuales. Aunque algunos folclorogos le han organizado una planimetría muy sencilla.

REDOVA
Es un baile por parejas. El paso es sencillo, como caminando en el mismo sitio o más bien, como pisando barro. Se pisa fuerte cuatro pasos, siendo los tres primeros golpes del pie en el sitio donde está el bailarín, y el cuarto, que se da más fuerte, a un lado.
Se vuelve a empezar con el pie que se terminó para acabar con el otro. La redova es un baile polaco. De Polonia es probable que hubiera pasado a los Países Bajos en donde se la conoció con el nombre original de redowka.
Su paso ya transculturado por los campesinos marca golpeando el piso para aplanarlo.



Danzas Opitas

Los Matachines:


Auténtica danza de procedencia indígena; es una representación carnavalesca de distintos animales: el toro, la vaca, el caballo, el oso, el zorro, el conejo, el chivito, el asno, etc. El vestido es una especie de overol tapizado de chiritos de diferentes colores, cuyos matices alegran el vestido y las sacudidas al bailar.
Hay un “Jefe” o “Capitán” y un diablo cuyo disfraz es idéntico al que usan en las festividades del Corpus Christi.
La tradición cuenta que era el triunfo de Cristo sobre el demonio.
Para terminar la danza, hacen una figura de la cruz para ahuyentar al “mandingas” y forman una barbacoa con los palos que portan, en el cual se sube la matachina (que representa el bien) entre el alborozo de los bailarines.

La importancia de los matachines radica en su amplia dispersión geográfica en América, aunque con otros nombres, músicas, parafernalias o coreografías, es decir su adaptación y desarrollo de acuerdo con los contextos de cada región, denota la aceptación popular de esta danza traída por los españoles, quienes la difundieron con fines doctrineros, pues su temática original como en otras danzas con características similares empleadas en fiestas religiosas: Corpus, Semana Santa. Se plantea, entre otras cosas, la lucha del bien (matachina) sobre el mal (el diablo).

Los monos.
Es un bambuco de varias parejas que danzan y se cruzan mientras cantan. Sus pasos representan las piruetas y monerías de los simios, por eso siempre van cogidos de la mano en acompasado vaivén en círculos y en caracol. Los pasos se denominan: círculo, rueda, vuelta del mono, lucha, danza de los monos, túnel, peine, caracol y marcha por parejas. Las coplas son variadas y alusivas a los monos, en diferentes actos y cosas o refiriéndose a los pasos de la danza:

Por ahí van los monos,
Van de dos en dos,
El mono más viejo
Forma caracol.

Por ahí van los monos
Por el bejucal,
Cortando bejucos
Para su corral.

Por ahí van los monos,
Estos son sus rastros,
Cortando bejucos
Para sus canastos.

Se improvisan, también, coplas dedicadas a cada uno de los bailarines:

Por ahí van los monos
Con ruana y carriel;
El mono más viejo
Se llama Miguel.

Por ahí van los monos
Danzando al compás;
El mono más alto
Se llama Tomás.

EL SANJUANERO


Es un aire folclórico típico de Tolima Grande, que alegra con especial ardor, las fiestas de San Juan y San Pedro. La danza excede en mucho la reposada pero alegre fisonomía del rajaleña típicamente campesino, y se reviste de movimientos un tanto teatrales que realza la expresión tanto en las mujeres con sus alzadas de piernas mostrando sus enaguas, como las actitudes del hombre con el sombrero poco tradicionales. Todo esto lleva a pensar que en el sanjuanero huilense, de extracción urbana nacida en Neiva, se aleja de los auténticos moldes aldeanos y se convierte en un ingrediente de espectáculos escénicos de sabor turístico. El Sanjuanero musicalmente es una mezcla rítmica entre bambuco y joropo.

El Sanjuanero tolimense se caracteriza por la conquista que hace el hombre a la mujer. Es el lenguaje que se interpreta en su desarrollo coreográfico cuando al realizar una figura (coreográfica) se muestra algo relacionado con el idilio que antecede a la conquista; era una de las formas que nuestro campesino tenía para formalizar su noviazgo que posteriormente podía convertirse en matrimonio.

1. Invitación. Pueden estar separados el hombre y la mujer.
Al inicio de la percusión el hombre se arrima quitándose el sombrero e invita a la pareja a bailar, también pueden entrar juntos tomados de la mano y marcando el paso básico la lleva al centro.

2. Aceptación al baile. Estando frente al público el hombre se detiene bailando en su puesto para que la mujer en forma tímida pero muy elegante gire alrededor del parejo, tomada de la mano de éste.

3. Rajaleña compuesto. Estando frente a frente y la mujer dando la espalda al público, se cruza el pie derecho y cada uno describe un cuadro en cuatro compases, pero siempre se encuentran en el compás uno que es el cruce del pie; luego dan vuelta por la derecha y cambian de posición y repite la figura.

4. Perseguida. El hombre coge el sombrero en la mano derecha y trata de huir de él, quien la acecha y la invita a continuar bailando.

5. Destobillado. El hombre levanta el pie derecho a ras de piso alternando este movimiento con el pie izquierdo mientras que la mujer marca el paso de rutina, luego el hombre avanza hacia la pareja y entra por el lado derecho haciendo un giro alrededor de ella.

6. Rajaleña simple. Cruzando el pie derecho se realiza esta figura en dos tiempos para luego, dar vuelta y acomodarse cada uno al lado contrario y repetir la figura.

7. Pañuelo. El hombre, un poco agachado, lleva el pañuelo delante de su pareja tocando el suelo con la punta de este, ambos marcando el paso de rutina van hacia delante cuatro tiempos y giran hacia la izquierda para regresar a la posición inicial.

8. Arrodillada. El hombre se arrodilla, la mujer toma la punta del “raboegallo” y gira alrededor de su parejo; cuando pasa frente al hombro de éste se inclina hacia él como tratando de decirle algo al oído, pero remata la vuelta y continúa.

9. Codos. El hombre se pone de pie y va hacia la mujer con los brazos atrás, ella los lleva a la cintura y junta el codo derecho para describir un círculo completo hacia la derecha sin separarse.

10. Ochos. Cada bailarín marcando el paso básico se desplaza hacia la derecha y describe un círculo (cabeza del ocho) que remata en el centro con los codos del brazo izquierdo, luego giran ambos hacia la izquierda para cambiar de posición y repetir la figura.

11. Aceptación. Cuando la mujer está describiendo la última cabeza del ocho, extiende la mano izquierda y el hombre la recibe con la mano izquierda, se acerca a ella.

12. Salida. El hombre toma a su pareja de la mano y levanta el sombrero, lo lleva en alto protegiendo a su pareja y salen.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada